• Txema Menéndez

La conciencia sobre las diferencias culturales

Distintos proverbios y refranes de diferentes países y culturas recogen la idea de cambiar el chip cuando nos relacionamos con personas de otros orígenes culturales. Vamos a ver algunos ejemplos.


“Nunca penetres en un monasterio extranjero basándote en tus propias reglas”, es un proverbio ruso que resalta la necesidad de ajustar nuestro comportamiento ante un nuevo entorno cultural. Cuando nos vamos a reunir con alguien de otra cultura debiéramos saber qué hemos de hacer y cómo hacerlo.


“El feroz tigre resulta inferior que el gusano local”, es un proverbio chino que afirma que, independientemente de lo buenos que seamos, si no contamos con el conocimiento de la realidad cultural local no tendremos éxito en ninguna parte.


“No es bueno vivir en el agua y ser enemigo del cocodrilo”, es un proverbio hindú que previene de la inconveniencia de ir en contra de lo que hace y dice quien ostenta el poder.

“P’a los toros del Jaral los caballos de allá mismo”, es un proverbio mexicano que advierte de que para manejar bien los toros de una región se necesitan caballos de la misma región.


Todas estas sentencias ancestrales, enraizadas en la cultura popular de países muy diferentes, tienen en común la conciencia sobre las diferencias culturales y su importancia cuando nos relacionamos con “otros”.


En 2020 prácticamente no hay ningún equipo de trabajo ni ningún contrato o proyecto en el que no participen personas de diferentes países. Esta realidad tiene sus pros y sus contras. Sin duda esta diversidad cultural enriquece los puntos de vista de los equipos, pero también puede hacer que surjan conflictos debido a una comunicación errónea donde abundan los malentendidos.


Al no tener en cuenta los proverbios antes indicados, sobre todo el ruso, al poco tiempo de movernos en negocios internacionales nos damos cuenta de que nuestros clientes, socios, empleados o subcontratistas tienen reacciones y comportamientos que nos llaman la atención. Esto da lugar a malentendidos y a conflictos interpersonales que pueden acabar causando frustraciones, fracasos en asignaciones internacionales (expatriaciones) y/o en contratos y proyectos internacionales.


En estos casos no es habitual considerar a las diferencias culturales como la causa de estos fiascos. Ante reacciones distintas a las nuestras lo primero que se nos pasa por la cabeza es que “los otros” son unos ignorantes, que no han cumplido las reglas de juego. Si estas reacciones distintas persisten solemos creer que se están comportando de forma no honrada. Y solo al cabo de mucho tiempo empezamos a considerar la posibilidad de que tal vez no sean ignorantes ni informales, sino que tal vez “los otros” se guíen por un conjunto de reglas de juego diferentes a las nuestras.


Para comprender, medir y paliar este impacto tan negativo de las diferencias culturales en los negocios internacionales existen diversos modelos culturales que pueden ser de ayuda en estos casos.


El modelo 6-D desarrollado por Geert Hofstede en base a múltiples investigaciones durante muchos años es un modelo cultural con gran rigor científico, que permite medir y comparar diferentes culturas nacionales. En base a estos trabajos, Hofstede Insights ofrece cursos de formación en el manejo de este reconocido modelo cultural.



Aunque nunca, y menos en estos tiempos, sea fácil predecir el futuro de los negocios, existe un factor esencial en el que nos podemos sumergir desde hoy mismo: la cultura.

Entradas Recientes

Ver todo

Sitio web diseñado y creado por David Menéndez Ferreras (dmenendezf@gmail.com)